Viviendas en Montes de Amé

Año: 2009

Localización: Mérida, Yucatán.

Proyecto: Jorge Bolio, Roberto Ramírez

Fotografía: Roberto Cárdenas

* Bienal de Arquitectura Latinoamericana 2011

El terreno para las viviendas se encuentra en el norte de la ciudad, dentro de la zona de servicios educativos, hospitalarios y comerciales. Tiene una superficie de 1000m2 y a diferencia de muchos lotes cercanos, conserva parte de la vegetación o monte, sin embargo la situación contextual no es la mejor, una colonia poco consolidada, donde el crecimiento se ha dado sin control, con viviendas de escalas extremas, generando una imagen urbana caótica.

Esto determina el carácter de las viviendas, que se repliegan a un costado del terreno para generar un patio público en donde un buen número de “inquilinos endémicos”, se transforman en el corazón de este proyecto. En contraste, una arquitectura casi marcial, sobria, de volúmenes puristas, ciegos, mínimos en materiales y recubrimientos, que se abren hacia los vientos dominantes y son precedidos y rematados por manchas vegetales que “explotan” los departamentos hacia el exterior y generan una mayor dimensión en términos de espacialidad.

Las viviendas se desplantan alternadamente con espacios exteriores para generar patios de acceso, de servicios y terrazas, privatizando los espacios interiores y protegiendo la intimidad. Estos permiten que las viviendas se ventilen e iluminen naturalmente, y enfatizan la relación con el exterior.

Al fondo del terreno se plantea una volumen de 4 niveles con 4 viviendas más, cuerpo prismático rectangular que funcionará como respaldo del el espacio público, y equilibra la composición horizontal de la primera etapa.

Desde afuera, prácticamente la vivienda desaparece, generando un efecto de intimidad, de desapego a lo cotidiano de la ciudad; un micro-entorno se descubre una vez se atraviesa el umbral de acceso, flanqueado por tres gigantes verdes. Ya en el interior, las casas tan solo sirven de fondo para que en ellas se dibujen las sombras de aquellos que desde hace tiempo han sido los dueños por naturaleza del lugar.